Blogia
DESARROLLO

D. FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS

D. FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS

Francisco Giner de los Ríos filósofo, pedagogo y ensayista español. Discípulo de Julián Sanz del Río,  fundador y director de la Institución Libre de Enseñanza.

Nace en la ciudad de Ronda el 10 de octubre de 1839 en el seno de una familia acomodada, lo cual le permite tener formación universitaria. Estudió Filosofía en Barcelona y Granada, trasladándose a Madrid en 1863, donde entraría en contacto y recibiría la influencia del profesor Julián Sanz del Río, introductor en España del ideario krausista. Obtiene la cátedra de Filosofía del Derecho y de Derecho Internacional de la Universidad de Madrid.

Su carácter profundamente crítico, sus modos de enseñar y su ilimitada ilusión y motivación docente le convertieron en una de las figuras obligadas del Madrid universitario. Atendiendo a sus principios ideológicos, políticos y docentes, no dudará en enfrentarse abiertamente a ordenanzas atentatorias a la libertad de cátedra que habían sido adoptadas por el Ministro de Fomento, dirigido por el Marqués de Orovio, en 1875. Este conflicto, contrario a las tendencias, políticas educativas e ideologías del gobierno de la época, motiva el que sea expulsado de su cátedra de la Universidad Central de Madrid, junto con amigos y discípulos, buena parte de los cuales compartirán desde ese instante los principios, ideología y motivaciones de Giner de los Ríos.

La fundación de la Institución Libre de Enseñanza mostrará el genial pedagogo que Giner llevaba dentro. Desde ese instante y hasta el final de sus días, don Francisco Giner de los Ríos se dedicará en cuerpo y alma a poner en práctica las líneas pedagógicas que definen la Institución: formación de hombres útiles a la sociedad, pero sobre todo hombres capaces de concebir un ideal; coeducación y reconocimiento explícito de la mujer en pie de igualdad con el hombre; racionalismo, libertad de cátedra y de investigación, libertad de textos y supresión de los exámenes memorísticos. Escuela activa, neutra y no dogmática, basada en el método científico, que abarca toda la vida del hombre y que pretende la formación de hombres completos, abiertos a todos los ámbitos del saber humano.

Fundaciones de la ILE fueron el Museo Pedagógico Nacional, las Colonias Escolares, la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, futuro germen del CSIC, la Residencia de Estudiantes, la Dirección General de Primera Enseñanza, las Misiones Pedagógicas...

En 1881 es restituido en su cátedra. La Institución Libre de Enseñanza, bajo la dirección de Giner, continuará posicionándose como modelo de calidad de enseñanza, no tardando en adquirir renombre nacional e internacional.

Personalidades, alumnos y profesores relacionados con la ILE o formados directamente en ella es interminable, cabe destacar nombres como: Manuel Azaña, Julián Besteiro, José Ortega y Gasset, Federico García Lorca, Salvador Dalí, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Luis Buñuel, Unamuno, o Bosch Gimpera

Es un personaje clave por su influencia sobre los ideales ilustrados liberales que sirvieron a la minoría intelectual republicana y a la izquierda. Fue el continuador del Krausismo en el último tercio del siglo XIX y los primeros años del XX. Ejerció un influjo enorme sobre sus discípulos y renovó la vida intelectual española, la educación y aun la misma sensibilidad del país.

La situación de la enseñanza en España a lo largo del siglo XIX presenta un panorama desolador. El control que la iglesia ejerce sobre la cultura y la educación, pese a los esfuerzos por eliminar o limitar el mismo por parte de los liberales, se mantiene durante todo el siglo.

Aunque se producen varios intentos de reforma educativa, la alianza de la Iglesia con los sectores conservadores e integristas frenaban las aspiraciones de la burguesía a una enseñanza laica, que sirviera de cauce para llevar al Estado su ideología progresista y democrática.

Giner de los Ríos representa el  intelectual español, es un testigo espantado de los males de su patria. Ve, impotente, la caída en el abismo, trata de respirar en un ambiente enrarecido, asomar la cabeza sobre la mediocridad, la incultura, la intolerancia, el despotismo y el inmovilismo.

La persona que encarna Giner de los Ríos representa el ideal de figura preocupada, involucrada, crítica y reflexiva de nuestro momento, siglo XXI. Sus metas, fines, posicionamientos e ideales, fueron creciendo, a la vez que Giner de los Ríos crecía como ser humano, para dar solución a los problemas de su época.

Demostró con su vida que defendía con sus actos los ideales que representaba, que la verdadera educación y aprendizaje depende, no sólo de una buena disposición (refiriéndonos a la época), nacer en el seno de una familia acomodada, tener disposiciones físicas, derivados principalmente de una buena alimentación, adecuadas condiciones de higiene y descanso. La educación depende de una buena disposición  intelectual, conductual y motivacional, que debe de llegara todos, independientemente de su condición social y física. El concepto de educación que defiende Giner de Los Ríos se refleja en la forma que tiene de ver el papel del alumno: escolares activos, que piensan, que hablan, que discuten, que se mueven, que están vivos, con iniciativa y fantasía, con motivación propia por aprender y educarse, no porque sea algo impuesto y memorístico, sino porque les llena, les atrae y les realiza.

Fallece en Madrid 17 de febrero de 1915.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres