Blogia
DESARROLLO

La práctica de la orientación y la tutoría

BISQUERRA, R (Coord.) (2002): La práctica de la orientación y la tutoría. Barcelona: Praxis

 

Rafael Bisquerra es profesor de la Universidad de Barcelona, en el Departamento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación de la Facultad de Pedagogía. Sus líneas de investigación y sus publicaciones se refieren a temas relacionados con la orientación psicopedagógica. En el momento de la publicación del libro, como coordinador del Grup de Recerca en Orientació Psicopedagògica, su investigación se centra principalmente en la educación emocional.

 

La práctica de la orientación y la tutoría. Barcelona: Praxis  es una obra que enlaza la práctica y la teoría de la orientación, así como la tutoría dentro de la psicopedagogía. Patre del estudio de casos para llegar a una generalización y planteamiento dentro de un marco teórico. Se analizan varias experiencias del campo de la orientación en educación que sirven para ejemplificar diferentes aspectos concretos y representativos de lo que supone la orientación y la tutoría.

 

El autor pretende plasmar un concepto de orientación a través de las áreas, modelos, estrategias y agentes implicados. El modelo que pretende plantear este autor promueve y facilita implicaciones para la práctica que puedan desembocar en procesos de innovación.

 

 “La finalidad de la educación es contribuir al desarrollo de la personalidad integral del alumnado. Esto incluye una serie de competencias que van más allá de las materias curriculares ordinarias. La orientación y la tutoría constituyen un conjunto de propuestas y estrategias para contribuir a ese desarrollo personal y social”. “Orientar es ayudar a una persona en su desarrollo personal”.

 

Este posicionamiento por parte del autor, deja ver su propuesta de intervención, las dinámicas que pretenden ser desarrolladas así como los roles a desempeñar por parte de todos los miembros y partes del ámbito educativo. Así como, todas las áreas que pretende cubrir al realizar la labor orientadora y Tutorial, es decir, que abarque todos los aspectos de la vida de una persona y a lo largo de toda la vida.

 

Esta concepción global de la orientación y la tutoría en las que las áreas de acción, procesos a desarrollar y los agentes orientadores se hallan necesariamente relacionados e interactuando ante el todo, que supone la realidad orientadora de la persona.

 

Cada capítulo expone una parte de lo que es la orientación con un ejemplo concreto de un proyecto educativo en diferentes centros. En los diferentes capítulos cada co-autor trata uno de los siguientes temas: la orientación profesional, las estrategias de aprendizaje,  la atención a la diversidad, la educación emocional, la tutoría y la orientación. 

 

La necesidad que tiene el autor de ofrecer un marco integrador de la orientación como concepto globalizador, parte del problema de parcelar la intervención y la acción. Los educadores tenemos a ofrecer es una visión parcelada de nuestra tarea Tutorial, así como a demandar ayudas e intervenciones puntuales, basados en un modelo clínico de intervención. El autor propone abarcar todos los aspectos de la vida de una persona y a lo largo de toda la vida.

 

Bisquerra entiende la orientación como un proceso continúo de ayuda a todas las personas, en todos sus aspectos, con objeto de potenciar el desarrollo humano a lo largo de toda la vida. “Así la orientación debe  contribuir al desarrollo de la personalidad integral del alumno a lo largo de todo el proceso educativo”.

 

El autor marca como áreas de intervención de la orientación la orientación para la carrera, orientación en los procesos de enseñanza y aprendizaje, atención a la diversidad, prevención y desarrollo personal,  y recalca insistentemente en que lo que da unidad al concepto de orientación es la interrelación de estas áreas. En otras palabras “Preparar para la vida”.

 

El autor entiende que los agentes que realizan la orientación, deja claro que ante todo la orientación no es una persona, sino una función. Señala a muchos agentes educadores y orientador que influyen sobre el alumno. De la misma forma, el autor entiende una intervención preventiva y global, dentro de los modelos de intervención la tendencia se dirige hacia programas de intervención potenciados por la consulta colaborativa o modelo de consulta triádica.

 

Bisquerra reitera que la orientación debe llevarse a cabo durante toda la vida, apoyado el las teorías del desarrollo de la carrera, del desarrollo humano y la psicología evolutiva con un enfoque del ciclo vital. Entiende que la orientación psicopedagógica puede desarrollarse en cualquier contexto donde se pueda desarrollar la vida de una persona, no sólo en los ámbitos de la educación formal. La orientación debe ir dirigida a todas las personas, no sólo a sujetos puntuales con demandas concretas.

 

Presenta un marco de intervención de la orientación, distinguiendo  áreas de intervención, agentes, y modelos orientadores.

 

Orientación profesional:

Conocimiento de sí mismo y conocimiento del contexto para poder tomar decisiones con conocimiento de causa.

Los programas de métodos y técnicas de estudio y temas afines (habilidades de aprendizaje, aprender a aprender, estrategias de aprendizaje, …)

Las habilidades  de estudio o las estrategias de aprendizaje.

Asesoramiento curricular.

La orientación en los procesos de enseñanza-aprendizaje:

Las dificultades de aprendizaje.

Las dificultades de adaptación.

Los estilos de aprendizaje.

Atención a la diversidad:

Los grupos de riesgo, minorías, grupos desfavorecidos, inmigrantes, …

Orientación para la prevención y el desarrollo:

Desarrollo de habilidades de vida,

Habilidades sociales

Prevención del consumo de drogas,

Educación para la salud

Orientación para el desarrollo humano.

La educación emocional.

 

En cuanto a los agentes de la orientación Bisquerra distingue entre la orientación como función, como concepto y práctica y el orientador o tutor como profesional.

Debido a la complejidad de la vida, las áreas de intervención, y la realidad de las personas la orientación exige el trabajo en equipo, que integra a diversos tipos de profesionales.

 

Bisquerra entiende la acción tutorial como la acción orientadora llevada a cabo por el tutor y por el resto de profesionales. Para él “la acción tutorial es una pieza clave para aglutinar lo instructivo y lo educativo, con el objeto de potenciar la formación integral del individuo”.

 

Distingue entre acción tutorial y tutoría del mismo modo que entre orientación y orientador, tal y como comentábamos anteriormente. Así la acción tutorial implica a todo el profesorado. La acción tutorial puede se individual o personalizada y grupal. La acción tutorial debe contemplar la coordinación colaboración del resto de agentes educativos.

 

Relación entre tutoría y orientación.

La tutoría forma parte de la orientación psicopedagógica, que tiene un ámbito más amplio (entendida como orientación psicopedagógica en general) y más específico (si consideramos la intervención psicopedagógica especializada, realizada por los orientadores especialistas).  En palabras de Bisquerra “la tutoría sería la orientación que realiza el profesorado”;  “la tutoría es orientación, pero no toda orientación es tutoría”. Del mismo modo “toda orientación es educación, pero no toda educación es orientación”.

“La meta de la Acción Tutorial y de la orientación es lograr la plena autorrealización de todo alumnado”.

 

CONCLUSIÓN

 

El autor da unidad al concepto de orientación es la interrelación de estas áreas. En otras palabras “Preparar para la vida”. Reflejada el enfoque de ciclo vital que adopta la orientación.

Esta visión globalizadora y mediadora de la orientación, así como de la acción Tutorial pone de manifiesto un planteamiento en educación: los agentes partícipes en el proceso de enseñanza y aprendizaje son facilitadores y mediadores de todo el proceso. El alumno es el principal actor y protagonista. La función de la orientación, a diferencia de la concepción clásica de la educación y la orientación, requiere crear un espacio de vivencia cultural donde el profesional (psicopedagogo o tutor) se convierte en el motor principal, que no el protagonista del proceso de enseñanza y aprendizaje.

 

  

 - ¿Qué es este grueso libro?- preguntó el principito- ¿Qué haces aquí?

- Soy geógrafo- dijo el anciano.

- Es un sabio que conoce dónde se encuentran los mares, los ríos, las ciudades, las montañas y los desiertos.

- ¡Por fin un verdadero oficio!......Es muy bello vuestro planeta. ¿Tiene océanos?

- No puedo saberlo- dijo el geógrafo.

- ¡Ah!- Dijo el principito decepcionado- ¿Y montañas?

- No puedo saberlo- dijo el geógrafo.

- ¿Y ciudades y ríos y desiertos?

- Tampoco puedo saberlo- dijo el geógrafo.

- ¡Pero eres geógrafo!

- Es cierto- dijo el geógrafo- pero no soy explorador.

 

 EL PRINCIPITO Cap. XV – Antoine de Saint-Exupéry

 

Los psicopedagogos debemos plantearnos si queremos ser meros geógrafos, con todos nuestros “libros gordos” llenos de sabiduría, pero simple sabiduría teórica ó si queremos ser exploradores. Si queremos tener conciencia y realmente conocer lo que hay en el mundo, conocer cómo son las montañas y los ríos. De la misma manera, debemos plantearnos qué clase de alumnos queremos formar, que clase de ciudadanos queremos tener en nuestra sociedad, ¿geógrafos o exploradores?

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres