Blogia
DESARROLLO

ESTILOS DE APRENDIZAJE

ESTILOS DE APRENDIZAJE

ESTILOS DE APRENDIZAJE

 

El estilo de aprendizaje es un conjunto de características biológica y madurativamente impuestas que hacen que un mismo método de enseñanza sea efectivo para algunos e inefectivo para otros. Cada persona tiene un estilo de aprendizaje que es como un sello personal. Los estilos de aprendizaje están determinados por las características biológicas de cada persona y por la estimulación recibida.

Los estilos de aprendizaje son “características personales con una base interna, que a veces no son percibidas o utilizadas de manera consciente por el alumno y que constituyen el fundamento para el procesamiento y comprensión de información nueva” (Reid, 1995: 3-34)

Guild y Garger (1998) definen los estilos de aprendizaje como “las características estables de un individuo, expresadas a través de la interacción de la conducta de alguien y la personalidad cuando realiza una tarea de aprendizaje”.

Jester (2000) define los estilos de aprendizaje como “el modo que los alumnos prefieren de aprender y que no tienen nada que ver con la inteligencia, sino con la manera en que trabaja el cerebro más eficientemente para aprender nueva información”.

Cazau (2004) definen el término Estilo de Aprendizaje “al hecho de que cada persona utiliza su propio método o estrategias para aprender. Aunque las estrategias varían según lo que se quiera aprender, cada uno tiende a desarrollar ciertas preferencias o tendencias globales que definen un Estilo de Aprendizaje. Se habla de una tendencia general, puesto que, por ejemplo, alguien que casi siempre es auditivo puede en ciertos casos utilizar estrategias visuales”.

 

 

Clasificación de los estilos de aprendizaje

 

Reid (1995: 3-34) considera que los estilos de aprendizaje son características cognoscitivas, fisiológicas y afectivas y por tanto los clasifica en tres grandes grupos:

 

1.      Cognoscitivos:

v     Independiente-dependiente de campo

v     Analítico-global

v     Reflexivo-impulsivo

 

 

2.      Sensoriales

v     Perceptivos: visual, auditivo, cinestético y táctil

v     Sociológicos: grupal, individual.

v     Medio ambiente: sonido, luz, temperatura, diseño del salón de clase, ingesta de alimentos, horario y movilidad.

 

 

3.      Afectivos

v     Temperamentales: extrovertido-introvertido, sensorial-perceptivo, racional-afectivo y reflexivo-perceptivo

v     Tolerante e intolerante a la ambigüedad

v     Predominio hemisférico-cerebral

 

 

 1.      Cognoscitivos:

 

v     Independiente de campo

Según Witkin, Oltman, Raskin y Karp (1987), el individuo con este predominio percibe las partes del campo como componentes separados de un campo organizado y agregan que la persona que tiende a un estilo cognoscitivo IC es capaz de superar la organización de ese campo, de romper su organización, con el fin de localizar el detalle que necesita encontrar. Reid (1995) señala que este tipo de estudiante aprende más efectivamente paso a paso o de manera secuencial, empezando con el análisis de hechos y luego prosiguiendo con las ideas. Asimismo, señala que este tipo de estudiante generalmente busca las reglas y los patrones, le gusta planear lo que tiene que decir o escribir y prefiere el material auténtico, impersonal y abstracto.

 

v     Dependiente de campo  

Según Witkin, Oltman, Raskin y Karp (1987), la percepción del individuo con este predominio está influida claramente por la organización del campo circundante y los componentes de ese campo son percibidos como algo difuso; por tanto, la persona que actúa con una tendencia hacia la DC sigue la organización del campo tal cual se le presenta.  Reid (1995) declara que este tipo de estudiante aprende más eficientemente por el contexto, holísticamente, intuitivamente, y es particularmente sensible a las relaciones e interacciones humanas.

v     Analítico

Según Witkin, Oltman, Raskin y Karp (1987), la percepción del individuo con este predominio está influida claramente por la organización de la parte al todo. Aprenden mejor por el seguimiento de secuencias, pasos. Son lógicos, racionales, les gusta anticipar. Muy conscientes del tiempo, hacen listas, les gusta anotar. Necesitan quietud y tranquilidad para concentrarse. Prestan atención a una serie de hechos para luego conceptualizar. Procesan información en forma lineal. Tienen destreza en habilidades verbales. Son reflexivos.

 

v     Global

Reid (1995) señala que este tipo de estudiantes utilizan un pensamiento de tipo holístico, les gusta mirar el todo, la idea total. Procesan información en forma simultánea. Destrezas para descubrir parecidos y analogías. Son intuitivos. Tienden a necesitar ruido de fondo o música para poder concentrarse. Son artísticos. Se dejan orientar por la fantasía. Pueden tener muchos proyectos en curso al mismo tiempo. No son muy conscientes del tiempo. Descubren grandes conceptos, luego van a los detalles. Necesitan comprender la idea global “the big picture”. Les es de ayuda ver un ejemplo del producto final. Necesitan discutir la importancia y realizar una asociación. Les es de mucha ayuda el uso de mapas conceptuales.

 

v     Reflexivo

Reid (1995) señala que los alumnos reflexivos tienden a adoptar la postura de un observador que analiza sus experiencias desde muchas perspectivas distintas. Recogen datos y los analizan detalladamente antes de llegar a una conclusión. Para ellos lo más importante es esa recogida de datos y su análisis concienzudo, así que procuran posponer las conclusiones todos lo que pueden. Son precavidos y analizan todas las implicaciones de cualquier acción antes de ponerse en movimiento. En las reuniones observan y escuchan antes de hablar, procurando pasar desapercibidos.

Los alumnos reflexivos aprenden mejor: Cuando pueden adoptar la postura del observador. Cuando pueden ofrecer observaciones y analizar la situación. Cuando pueden pensar antes de actuar. Les cuesta más aprender: Cuando se les fuerza a convertirse en el centro de la atención. Cuando se les apresura de una actividad a otra. Cuando tienen que actuar sin poder planificar previamente.

 

v     Impulsivo

Reid (1995) señala que los alumnos los alumnos impulsivos se involucran totalmente y sin prejuicios en las experiencias nuevas. Disfrutan el momento presente y se dejan llevar por los acontecimientos. Suelen ser de entusiastas ante lo nuevo y tienden a actuar primero y pensar después en las consecuencias. Llenan sus días de actividades y tan pronto disminuye el encanto de una de ellas se lanzan a la siguiente. Les aburre ocuparse de planes a largo plazo y consolidar los proyectos, les gusta trabajar rodeados de gente, pero siendo el centro de las actividades.

Los activos aprenden mejor cuando se lanzan a una actividad que les presente un desafío, cuando realizan actividades cortas e de resultado inmediato y en especial cuando hay emoción, drama y crisis.

Les cuesta más trabajo aprender cuando tienen que adoptar un papel pasivo, cuando tienen que asimilar, analizar e interpretar datos y al trabajar solos.

 

2.      Sensoriales

 

v     Perceptivos:

Visual: aprende más si lo hace a través del canal visual (viendo). Le gusta obtener la mayor estimulación visual posible, prefiere la lectura y el estudio de gráficas. Oxford, Hollaway y Horton-Murillo (1992) señalan que para este tipo de estudiante, las conferencias, conversaciones e instrucciones orales sin un apoyo visual pueden producir ansiedad y resultar confusas. Reid (1995) agrega que estos aprendientes requieren del estímulo visual de tableros informativos, videos, películas, palabras escritas en el pizarrón, un libro o libreta de notas, ya que recordarán y comprenderán mejor la información e instrucciones que reciban a través del canal visual. Si asisten a una conferencia o reciben instrucciones en forma verbal, les conviene tomar notas.

Auditivo: según Reid (1995) este estudiante aprende mejor a través del oído (escuchando). Este tipo de estudiante aprende más a través de explicaciones orales. Puede recordar y comprender mejor la información si lee en voz alta o si mueve los labios mientras lee, especialmente cuando se trata de material nuevo. Puede beneficiarse al escuchar cintas electromagnéticas, conferencias, discusiones en clase, enseñando a otros compañeros o bien conversando con el profesor.

Cinestético: Reid (1995) declara que este tipo de estudiante aprende mejor a través de la experiencia. Saca mayor provecho al involucrarse en actividades físicas en el aula. Su participación activa en las diferentes tareas, viajes y juegos de roles en el salón de clase le ayudarán a recordar mejor la información. Oxford, Hollaway y Horton-Murillo (1992) señalan que a este tipo de estudiante estar sentado en un escritorio por muchas horas le resulta incómodo, necesita descansos frecuentes y, sobre todo, acción física en juegos y actividades dramáticas.

Táctil: Reid (1995) dice que a este tipo de alumnos le favorece poner ‘manos a la obra’. La experiencia de manipular y trabajar nuevos materiales beneficia su aprendizaje. Para facilitar su aprendizaje, le convienen los trabajos y experimentos en un laboratorio y manipular y construir modelos a escala. También tomar notas o escribir instrucciones le ayuda a recordar información.

 

v     Sociológicos:

 

Grupal: de acuerdo con Reid (1995) este tipo de estudiante prefiere la interacción grupal y el trabajo en clase con otros estudiantes. Aprende más fácilmente cuando estudia por lo menos con un estudiante más, y si el número de compañeros es mayor, completará mejor la tarea. El estímulo que recibe al trabajar en grupo le ayuda a aprender y comprender mejor la información nueva.

 

Individual: según Reid (1995) este estudiante piensa, estudia, aprende y trabaja mejor solo.

 

v      Medio ambiente

Sonido, luz, temperatura, diseño del salón de clase, ingesta de alimentos, horario y movilidad.

 

 

3.      Afectivos

 

v     Temperamentales

 

Extrovertido-Introvertido: El extrovertido aprende mejor cuando establece contacto con los demás. El introvertido prefiere trabajar individualmente en situaciones que involucran ideas y conceptos.

 

Sensorial-Perceptivo: El alumno orientado hacia el sentido (lo sensato), aprende mejor al observar hechos y acontecimientos; prefiere obtener input con lógica. El alumno perceptivo aprende mejor a través de experiencias significativas.

 

Racional-Afectivo: El alumno racional aprende mejor de circunstancias impersonales y consecuencias lógicas. El alumno orientado hacia el sentimiento aprende mejor de circunstancias personales y de valores sociales.

 

Reflexivo-Perceptivo: El alumno reflexivo aprende mejor a través de la reflexión y el análisis. Mientras, el alumno perceptivo aprende mejor a través de la negociación y procesos inductivos.

 

v     Tolerante

El alumno tolerante tiene la mente abierta y acepta, se reserva en sus juicios.

 

v     Intolerante a la ambigüedad

El alumno intolerante rechaza ideas o materias que no se adaptan dentro de sus comportamientos mentales.

 

v     Hemisferio izquierdo

Se dice que el estudiante con este predominio se enfoca en el cuidado de los detalles, las normas y el entendimiento de símbolos. Según Reid (1995), los estudiantes con este predominio tienen una cierta tendencia al aprendizaje visual, analítico, reflexivo y tienen una gran confianza en sí mismos.

v     Hemisferio derecho

Se dice que la persona con predominio de este hemisferio es intuitiva e imaginativa. El estudiante con este predominio se enfoca en los sentimientos y emociones, la conciencia espacial, las formas y patrones de reconocimiento, tonalidad, tiempo y volumen, color y visualizaciones. Según Reid (1995), los aprendientes de este grupo tienen una cierta predisposición al aprendizaje auditivo, global, impulsivo y gustan de la interacción.

CONCLUSIÓN

Los estilos de aprendizaje afectan en nuestra forma de pensar, cómo nos comportamos, cómo nos acercamos al aprendizaje y sobre todo a la manera en la que procesamos la información. Reconocer la propia forma de aprendizaje y preferencias es el primer paso que los docentes necesitan tomar para ser más efectivos en su trabajo con diversidad de estudiantes.


Los maestros necesitamos reconocer que nuestro propio estilo de aprendizaje afecta la modalidad de enseñanza, así como la necesidad de disponer nuevas estrategias y técnicas que compensen el propio estilo para poder llegar a todos los estudiantes. Los estudiantes necesitan desarrollar la idea de que todos aprendemos bajo modalidades diferentes, que no hay una manera correcta o errónea de aprender.

BIBLIOGRAFÍA

 

v     Alonso, C.; Gallego, D.; Honey, P.: Los estilos de aprendizaje. Bilbao 1994. Mensajero.

v     Hernández, R., L. (2003). Estilos de aprendizaje predominantes en una población representativa de estudiantes de inglés del CELE de la UNAM. Tesis de Maestría, UNAM, México, D. F.

v     Montero, L.: "Los estilos de enseñanza y las dimensiones de la Didáctica". En Palacios, Coll y Marchesi: Desarrollo psicológico y educación. Madrid 1990. Alianza

v     Reid, Joy M. (1995). Learning Styles: Issues and Answers. Learning Styles in the ESL/EFL Classroom (pp. 3-34). U.S.A.: Heinle & Heinle Publishers.

v     Torre, S. de la: "Métodos de enseñanza y estilos cognitivos". En Estrategias metodológicas en la formación del profesorado. Madrid 1993. UNED. Págs. 107-156.

 

Fuentes consultadas en Internet

 

v     http://www.ucm.es

v     http://www.monografias.com

v     http://www.monografias.com

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres